• Centro Cultural
  • Centro Cultural
  • Centro Cultural
  • Centro Cultural
  • Centro Cultural
  • Centro Cultural
  • Centro Cultural

Centro Cultural

MEMORIA
3º PREMIO
Érase una vez un jardín, un jardín encantado encerrado por cuatro muros, el espacio que contenían aquellos cuatro muros se transformaba y cambiaba. Unas veces el jardín se convertía en una gran plaza, como la de los pueblos encerrada por sus cuatro costados, plaza que daba lugar al encuentro entre las gentes, a la charla amistosa, a la lectura pausada, al paseo…. o porque no a la degustación de una buena copa.
Era una plaza de las de verdad.
En otras ocasiones ese jardín se convertía en un gran teatro, en una gran sala donde se celebraban todo tipo de encuentros, actuaciones, fiestas y el tumulto era ensordecedor y emocionante.
Por la noche su magia aumentaba para todo aquel que pasara cerca y no supiera que se escondía debajo de aquella caja pura que parecía levitar gracias a la luz  que salía recortada de dentro de aquel lugar
El jardín estaba vivo y se transformaba, estaba en continuo cambio. Hasta las pequeñas salas de sus brazos se movían. Un día tenían un tamaño, y al día siguiente otro. Un día albergaban unas gentes, y ayer albergaban a otras.
Este era un lugar que era capaz de contener toda actividad requerida, como si de un mago se tratara. En definitiva era un lugar donde olvidarse de lo banal y prosaico y pasar a disfrutar de lo culto y lo divino.

SITUACIÓN
Pedreguer (Alicante)

EQUIPO TÉCNICO
ARQUITECTOS
Antonio Galiano Garrigós
Rafael Landete Pascual

FICHA TÉCNICA
Categorías: 2000, Cultural, Público